ValenciaLAB acoge la edición 17 de las fuckup nigths

ValenciaLAB, el laboratorio de innovación y emprendimiento de Florida Universitàia, ha celebrado la edición número 17 de las Fuckup Nights, una cita que ha vuelto a reunir interesantes testimonios de los errores que han cometido diversos profesionales en sus carreras profesionales a la hora de emprender.

En esta ocasión, las Fuckup Nights han contado con la participación de Virginia Sánchez, Project Manager en Demium Startups, Bernardo Bonet abogado y emprendedor, y Daniel G. Blázquez, fundador de Akamon, empresa que –junto a sus socios- vendió  por 23 millones de euros. 

“Es esencial mantener la confianza”

Daniel Blázquez cree que su mayor error a la hora de crear la empresa Akamon –dedicada a la creación de videojuegos- consistió en formar un equipo con cuatro socios con perfiles muy parecidos. Aunque para su familia, el mayor error fue dejar la universidad. “Otro de nuestro mayores errores fue no firmar un contrato con nuestro primer cliente. Era una relación de confianza.” Por otra parte A su juicio, lo difícil que es gestionar el emprendimiento con la vida personal y como se resiente ésta cuando dedicas gran parte de tu día al emprender. “Otro  de mis errores fue hacer el papel de poli malo de los socios, lo que me puso en contra de los trabajadores.”

“Hay que distinguir emoción de razón”

Virginia Sánchez fue finalista del campeonato de España de pádel y estando a bola de partido, perdió su gran oportunidad debido a la falta de concentración. “En momentos de presión hay que parar y distinguir entre emoción y razón.”  Sánchez  trabajó para Accenture durante un período de tiempo solo por dinero. “Trabajaba 16 horas al día y solo pensaba en ahorra. Era una autómata.”

Su experiencia demuestra que las cosas no le fueron bien. “Fui mal aconsejada por un gestor financiero. Invertí lo que había ahorrado y en poco tiempo lo perdí todo.” Tras esta mala experiencia, se embarcó en la creación de una empresa de gestión de eventos deportivos con una amiga. “Yo trabajaba mucho y ella nada. A la hora de montar un negocio hay que juntarse con gente con la misma ambición y exigencia. En los negocios es muy importante dejarlo todo por escrito y no mezclar vida personal con negocios”, señala.

 

El abogado hámster

Por último, Bernardo Bonet,  se llama así mismo abogado hámster, “me subí a la rueda y aceptaba todo tipo de propuestas, trabajaba muchas horas. En cambio,  no me aceptaban ninguna de mis propuestas de innovación”. Tras su experiencia, el letrado  aconseja  “salir de la zona de confort, trabajar mucho y hacerlo todo con pasión y actitud.”