Las Fuckup Nights han vuelto a mostrar a los futuros emprendedores las lecciones de fracaso profesional de personas que ahora han alcanzado el éxito. Un éxito que no ha llegado por casualidad, sino después de recorrer un camino complicado y de aprender de los errores cometidos. Esta última jornada ha contado con tres ponentes de excepción dentro del ecosistema emprendedor y de startups español.

Los cambios son positivos

La primera de ellas ha sido Patricia Benavente, Marketing Manager en Cabify. Patricia Benavente ha explicado que desde los 14 años quiso ser publicista. Sin embargo, su vida profesional la llevó a puestos de trabajo donde no le fue posible crecer “Mi carrera estaba tomando un rumbo que no me gustaba. En ese punto me di cuenta que no estaba preparada psicológicamente para el fracaso. No había contemplado que pudiera salirme mal”, ha asegurado. Patricia Benavente comenta que lo mejor fue romper con todo y cambiar de empleo. “No hay que llamarlo error, hay que llamarlo experiencia”, ha remarcado.

Emprende en un sector que conozcas

Jaime Esteban es el  fundador de Wayout Venture y, hasta hace muy poco, cabeza visible y director de Angels, el fondo de inversión en startups de Juan Roig. Jaime Esteban ha arrancado  su intervención con este consejo: “Si podéis, emprender en algo que sabéis. Yo emprendí en un sector muy regulado y no pude crecer lo que esperaba en principio.”  Para Jaime  Esteban, el principal problema es la pérdida de objetividad. “Vemos la realidad como la queremos ver”, ha destacado. El ponente ha señalado que para emprender se necesitan tres  factores: “tener pasión por lo que haces, ser riguroso y rodearte de los mejores.”

Cómo superar los baches

Por último, se ha sumado a la cita un Fuckupreneur anónimo. En este caso ha sido Iván Sempere, socio fundador de Padima. Iván ha mostrado por los malos momentos en que uno puede pasar a lo largo de su vida profesional. “Yo perdí  todos los datos de mi empresa en un incendio. Si decides ser protagonista te pasarán cosas buenas y malas”. Para superar esos momentos de crisis, ha remarcado, “lo mejor es tener calma es esos instantes, decidir libre de emociones y priorizar.”